viernes, 4 de enero de 2008

UNA NOCHE MAGICA


- No sé porque pero tengo asi como unos nervios por dentro que....
- Claro Marcelina, es que hoy es una noche especial, y todos nos ponemos un poquito nerviosos.
- ¿Tu también?
- Pues claro que si,para mi esta noche todos los años es algo especial, me trae muchos recuerdos de cuando yo era pequeña, y esperaba con ansiedad la llegada de los REYES MAGOS.
- Por fa....Merche cuenta me que hacías
- No tiene ningún misterio, mi hermana Nines y yo hacíamos lo que todos los niños hacían y siguen haciendo aun hoy, recuerdo que los días anteriores ya comenzaba a fluir la magia, en el aire y los pajaritos que habitualmente venían a comer pan que los dejábamos en la ventana acudían con más frecuencia y en más cantidad, según decía mi madre para que vigilaran como nos portábamos para decírselo a los reyes, pero la verdad yo que era la más revoltosa y aunque lo intentaba alguna vez se me olvidaba que tenia que portarme mejor, siempre me traían cosas preciosas y una carta en la que nos decían lo que nos querían y lo que teníamos que enmendar. Luego la noche de reyes cenábamos muy pronto, ni que decir tiene que durante toda la tarde es como si no existieramos( yo creo que ese día era "el día de descanso" de mamá por excelencia) cuando terminabamos de cenar, recuerdo que en unos sillones de mimbre nos sentábamos a leer asta que venia mi padre de trabajar, cuando llegaba al ratito nos íbamos a acostar sin rechistar, pero no sin antes dejar en la mesa del salón, la bandeja del turrón y polvorones y tres copas , los licores y leche,También dejábamos agua para los camellos.Esa noche me costaba mucho dormirme y oía ruidos por todos los sitios, pero no me levantaba, es más creo que un año vi la sombra de los reyes
Luego al día siguiente era maravilloso el momento en que te levantabas y veías todos los paquetes debajo del árbol, ¡Dios Mio que caras! Igualita que la que tú tienes en este momento.
- ¡ Que bonito! ¿Pero eso ya no es igual no?
- No, lo cierto es que no es igual, pero dejame que te diga que yo sigo creyendo en esa magia, de hecho es la fiesta que más me gusta de las Navidades, aunque no me traigan nada los reyes Magos ( que nunca ha sido el caso) Pero esa noche las estrellas brillan más, se piensa en esa persona que hace mucho que no piensas, en si las cosas no fueran como son... en la manera de cambiar algunas cosas que no nos gustan y que estamos a disgusto con ellas, en que quizás esta vez seas capaz de hacer eso que llevas pensando siempre y que nunca te decides ha hacer, en lo que harías si tuvieses mucho dinero, en que no haya hambre en el mundo, en que todos vivamos mejor, en fin todo ese tipo de FANTASÍAS que se te pueden ocurrir en una noche MÁGICA.Bueno, ven que te ponga tu traje rojo con tu gorro que te ha hecho Carmen para que no pases frió y vámonos a la cabalgata a ver a los reyes.
-¿De verdad, vamos a verlos?
- Claro que sí y nos tiraran caramelos, pero hay que tener cuidado de no perderse como "CHENCHO"
-¿Y quien ese chencho
- No importa ya te contare la historia otro día, pero tú no te separes de mí y ten cuidadito cuando tiren los caramelos de que no te den en la cabeza, pues te pueden hacer daño
- Merche ¿De verdad tu crees que existen los reyes Magos?
- Por supuestisimo que si, además ya sabes que yo no te mentiría nunca ¿Verdad?.
- Eso es verdad tú no me mientes nunca perdona por dudar de ti
- Esta usted perdonada señorita, venga vámonos
FELICES REYES PARA TODOS Y SI NO TIENES REGALOS IMAGINATELOS EN TU FANTASÍA QUE ES LO MAS BONITO

MERCHE

No hay comentarios: